¡Comparte este artículo!

Nada como una buena pandemia para intentar barrer para casa. En un disparatado ejercicio de funambulismo lingüístico, la PETA “concluye” que “coronavirus” es un anagrama de “carnívoro” (“carnivorous”, en inglés): “¿Coincidencia? No lo creemos: los científicos tienen una pista de que el contacto con animales vivos o con su carne muerta puede ser la fuente del virus letal. Hazte vegano”.

El tuit, publicado el pasado 19 de febrero, ha conseguido su objetivo con creces: ser la comidilla (con tofu) de la red social, y despertar todo tipo de reacciones (y algún exabrupto). Nos quedamos con esta: “Letras de una palabra que se mueven para formar una palabra distinta. ¿Coincidencia? No. Es una consecuencia de utilizar el alfabeto”, responde Phil C al exabrupto de los animalistas.

Como es bien sabido, la versión oficial sobre el origen del virus está en la venta de murciélagos para consumo humano en la ciudad china de Wuhan, hipótesis que sustentaría el juego de palabras que propone la PETA. No obstante, y como apunta La Vanguardia, el coronavirus ha dado lugar a todo tipo de teorías de la conspiración. A saber:

-El virus se parece demasiado al argumento de la novela ‘Los ojos de la oscuridad’, de Dean R. Koontz, publicada hace 40 años. El “culpable” sería, entonces, el autor de aquella fantasía distópica.

El coronavirus se “inventó” en el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Wuhan (WHCDC), sospechosamente cercano al mercado donde se venden las croquetas de murciélago.

<blockquote class=»twitter-tweet»><p lang=»en» dir=»ltr»>Carnivorous is an anagram of coronavirus.<br><br>Coincidence? We think NOT! 🥩😷 <a href=»https://t.co/b5d6Jifa5K»>pic.twitter.com/b5d6Jifa5K</a></p>&mdash; PETA (@peta) <a href=»https://twitter.com/peta/status/1230224794991419397?ref_src=twsrc%5Etfw»>February 19, 2020</a></blockquote> <script async src=»https://platform.twitter.com/widgets.js» charset=»utf-8″></script>

Y, hablando de llevar el agua a su molino, Josep Pàmies asegura en YouTube tener el remedio contra el coronavirus: MMS, el “Suplemento Mineral Milagroso” que, según el propietario de Dolce Revolució, también cura la malaria, pero que está altamente desrecomendado por la Cruz Roja y la mayoría de los médicos.

Visto en Twitter. Con información de La Vanguardia y YouTube.