¡Comparte este artículo!

Mucho ojo con tirar a la basura las revistas porno de tu hijo: la ley está de lado del onanista.

Un juez de Michigan ha dictaminado que un hombre de 42 años puede exigir una compensación a sus padres por destruir su «irremplazable» colección de pornografía. David Werking, que vivía con sus padres tras divorciarse, los demandó por la destrucción de los artículos, que según él valían más de 25.000 dólares. La colección incluía 12 cajas completas de pornografía más dos cajas de juguetes sexuales, incluyendo 1.600 DVDs y cintas, según informa The Holland Centinel.

En su defensa, los padres alegaron que advirtieron a su hijo de no traer consigo el arsenal pornográfico cuando volvió a casa. El demandante no sólo ignoró a sus progenitores sino que usó profusamente el material para aliviar su pena tras el fracaso de su matrimonio.

Sin embargo, el juez argumentó que, incluso como propietarios, los padres no tenían derecho a deshacerse de los artículos de su hijo.

David Werking vivió durante diez meses con sus padres en Michigan antes de mudarse a Indiana en 2017. Tras la segunda mudanza, había dejado su extensa e «irremplazable» colección de revistas y películas en la casa de sus padres cuando y más tarde descubrió que habían desaparecido.

Los padres dijeron que no estaban dispuestos a ayudar a trasladar los artículos a Indiana y no los querían en su casa. El hijo presentó entonces una demanda argumentando que los artículos fueron destruidos ilegalmente en abril de 2019.

En un correo electróncio el padre le decía a su hijo que le había hecho un «gran favor al deshacerse de todas estas cosas». El juez no está de acuerdo con esta afirmación y ahora exige una compensación de 75.000 dólares a su hijo, siervo de Onán.

Visto en BBC. Con información de Huffington Post.