¡Comparte este artículo!

En los años 40, en plena posguerra civil, el franquismo prohibió ‘El cuento de Ferdinando’, del autor estadounidense Munro Leaf, por considerarlo “una sibilina maniobra judeomasónica a favor del pacifismo y de la República”. El único “pecado” del toro del cuento era negarse a ser toreado, ignorando las provocaciones del matador. Aquella actitud anti-beligerante también fue considerada provocativa en la Alemania de Hitler, donde se quemaron ejemplares en público, y en Estados Unidos, donde fue acusado de exaltar el comunismo y el colectivismo.

Ferdinando, el toro pacifista y judeomasónico, en un fotograma del dibujo animado de 1939, censurado en España.

‘El cuento de Ferdinando’ es uno de los 1.600 libros que pueden consultarse en la nueva biblioteca pública de Malmöe (Suecia), la primera del mundo dedicada exclusivamente a libros censurados y prohibidos de todo el mundo. La biblioteca lleva el nombre de Dawitt Isaak, en homenaje al periodista y escritor eritreo que lleva detenido sin juicio desde 2001 por criticar al régimen. Isaak tiene la ciudadanía sueca y fue galardonado con el Premio Libertad de Expresión otorgado por Reportero sin Fronteras en Suecia, según informa Publish News.

Otros libros disponibles en la biblioteca Dawitt Isaak son ‘Los versos satánicos’, del escritor anglo-indio Salman Rushdie, por el que fue condenado a muerte en 1989 por una fatwa dicgtada por el entonces líder religioso de Irán, el ayatolá Jomeini. De la censura no se han librado ni siquiera las aventuras del joven mago Harry Potter, de la autora británica J. K. Rowling: se prohibieron los libros en algunos estados de los Estados Unidos y en las escuelas privadas de los Emiratos Árabes Unidos con el pretexto de promover una apología de la brujería y el ocultismo. Algunas escuelas de Inglaterra, Canadá y Nueva Zelanda también han intentado prohibir estos libros.

Cada libro de la biblioteca contiene información sobre por qué el libro fue censurado, cuándo y dónde. Con el fin de ampliar la colección inicial de 1.600 obras, la Biblioteca Dawit Isaak busca indicios de obras, autores, músicos y artistas en general que han sido prohibidos o que han causado controversia en diferentes regiones del mundo. Las sugerencias pueden enviarse por correo.

Dentro de la nueva biblioteca de libros censurados hay una silla vacía, esperando el día en que el periodista y autor Dawit Isaak pueda ser liberado de la prisión en Eritrea y regrese a Suecia. Amnistía Internacional considera que Dawit Isaak es un prisionero de conciencia, detenido arbitrariamente de acuerdo con sus posiciones políticas y por lo tanto aboga por su liberación inmediata e incondicional.

Con información de Publish News, Malmoe, Unesco y Rioja2.