¡Comparte este artículo!

Todos queremos causar una buena impresión al comenzar un nuevo trabajo, ¿No es cierto? Desafortunadamente, un becario que realizaba sus prácticas para personal de prisiones en Alemania hizo exactamente lo contrario, cuando envió fotos de las llaves de la institución a sus amigos en WhatsApp.

Aunque sus intenciones parecían cándidas, estas fotos podrían poner en grave peligro la seguridad de la prisión. Como resultado, las 600 cerraduras de la cárcel tuvieron que cambiarse; y el aprendiz podría incluso tener que desembolsar decenas de miles de euros por el error.

El joven, que trabajaba (en tiempo pasado) en la prisión JVA Heidering en la región metropolitana de Berlín-Brandeburgo, supuestamente se tomó fotos dentro de la prisión y se las envió a sus amigos. En una de ellas se le muestra sosteniendo la llave más importante de todas, la llave maestra que cierra todas las puertas de las celdas y los pasillos. Según los medios, el aprendiz, solo quería presumir de lo bueno que era en su nuevo trabajo.

Claramente, no se dio cuenta de las implicaciones de su comportamiento descuidado, es decir, la llave maestra podría reproducirse fácilmente por especialistas a partir de una sola foto. Si esto sucediera y las réplicas de la llave se introdujeran de contrabando, podría haber provocado una fuga masiva de la prisión, que actualmente alberga a 657 reclusos.

Aunque no se sabe quién alertó a la prisión sobre la foto, se enteraron y se tuvo que cambiar todo el sistema de llaves del complejo carcelario, lo que incluía la instalación de 600 cerraduras nuevas.

Algo que para nada fue barato, no solo porque se necesitaron comprar nuevas cerraduras y llaves, sino que tuvieron que utilizar 20 miembros del personal penitenciario trabajando toda la noche para dejar la nueva configuración de seguridad terminada lo antes posible, sin mencionar el coste de tener que destruir las cerraduras antiguas.

Aunque no ha habido una estimación oficial sobre el desembolso, los expertos estiman que a la prisión le habría costado 50.000 euros la broma.

Mientras tanto, el portavoz de la prisión afirma que los costes bien podrían facturarse al joven, y añadió: «Al becario se le prohibió el acceso a la prisión con efecto inmediato y damos por concluido su periodo de aprendizaje».


Vía: Heute