¡Comparte este artículo!

El precio de las mascarillas en las farmacias se ha multiplicado por diez desde que empezó la crisis del coronavirus. Una mascarilla FFP2, que se vendía a alrededor de 1 euro la unidad el pasado mes de febrero, se está vendiendo por entre 10 y 15 euros en las farmacias, como está denunciado reiteradamente en las redes sociales.

El guionista David Mora compartió ayer en Twitter la factura de una farmacia de Boadilla del Monte (Madrid): 51,80 euros por cuatro mascarillas. ¿Se están forrando los farmacéuticos? Va a ser que no: «Hemos estado semanas sin mascarillas y he tenido que ir personalmente a buscar éstas porque eran las únicas disponibles», me explica por teléfono Pablo Azañero, propietario de la farmacia donde se compraron las mascarillas de la polémica.

«El margen de venta que tenemos es casi nulo. Pagamos la unidad a 10,20 euros a Azafarma, nuestro distribuidor, que a su vez las compró a 9,05 euros al importador Balboa Chemical», continúa Azareño, que confirma que el precio de las mascarillas era «diez veces menor» antes de la crisis del Covid-19. «Si las he comprado es porque la gente las necesita, es un caso de vida o muerte. Nuestros propios trabajadores no tenían protección al principio de la crisis».

Me pongo en contacto con Rubén García, propietario de Balboa Chemical S.L., fabricante  de las mascarillas. «El precio fluctúa en función de la demanda –explica García- y la demanda ahora es muy alta. En solo cuatro días han subido 34 céntimos la unidad. Los vuelos en aviones de carga son lo que más está subiendo». García niega duda que «el precio se haya multiplicado tanto», como afirman las farmacias: «Se trata -explica- de un producto nuevo para nosotros, mascarillas lavables», de modo que no cabe la comparación.

Lo que reconocen todos los actores en la cadena de suministro es que hay una “auténtica guerra” por conseguir mascarillas, y no en España, sino a nivel mundial. El pasado 4 de abril, Turquía requisó un pedido de respiradores médicos de China hacia España para sus propios enfermos. Se trata de uno de los muchos casos de “pirateo médico” que están teniendo lugar en todo el mundo por la escasez de suministros médicos.

El gobierno de España rectificó hace una semana sus recomendaciones sanitarias respecto al coronavirus. Desde el pasado 7 de abril, el Ministerio de Sanidad recomienda el uso de mascarillas para toda la población, si bien no pueden imponerla por la simple razón de que no hay mascarillas para todo el mundo, según reconoció el ministro, Salvador Illa.

Por su parte, los farmacéuticos, para despejar cualquier sospecha acerca de especulación, se ofrecieron ayer a distribuir “sin margen” mascarillas a la población a través de la tarjeta sanitaria. De momento, no hay respuesta por parte del gobierno.

Con información de Twitter, El Mundo y Redacción Médica.