¡Comparte este artículo!

Shit happens. El comprador de un Lamboghini Huracan se estrelló 20 minutos después de salir del concesionario, a las afueras de Londres, y vio cómo su flamante deportivo quedaba convertido en chatarra.

El lujoso vehículo, que se vende por unos 270.000 euros, sufrió un fallo mecánico que le hizo frenar bruscamente en la autopista M1 en dirección a Londres y fue empotrado por una moto que venía detrás, según reporta The Independent.

Además de perder el cochazo, el propietario del vehículo fue objeto de chanza en las redes sociales, después de que la policía de Yorkshire informara en su cuenta de Twitter del accidente, que obligó a cerrar un carril de la M1 durante dos horas: «¡Es solo un coche! Pero, en esta ocasión, un Lamborghini nuevo de 20 minutos”.

“Me alegro del tortazo. Otro coche innecesariamente rápido eliminado de nuestras carreteras”, expresa un tuitero en referencia a la velocidad que alcanza el deportivo: 325 km/h.

Visto en The Independent. Vía Twitter.