El pasado domingo, un grupo de insurrectos negacionistas del covid-19 y de la pandemia (“plandemia”, en su argot) se reunieron en la Plaza de Callao de Madrid, liderados por Rafapal, antiguo periodista y agitador de masas en internet.

Aquel día se escucharon en directo consignas que vienen resonando desde hace semanas en las redes sociales: el covid-19 no existe o bien «no es una enfermedad mortal», según Rafapal, y la actual situación de confinamiento forma parte de un intento de «golpe de estado mundial», urdido, entre otros, por la OMS, las farmacéuticas, Bill Gates y George Soros, con la aquiescencia de Pedro Sánchez, colaborador necesario de la confabulación.

Todo indica que los manifestantes de Callao no han estado en las UCIs de los hospitales de España, y del resto del mundo durante el momento álgido de la pandemia. Estas enfermeras argentinas, sí. Embutidas por las medidas de protección, lanzan el siguiente mensaje a los negacionistas:

«Se solicitan voluntarios que NO crean en Covid-19.

Actividades:

-Traslado de pacientes.

-Traslado de óbitos.

-Aseo.

PD: Como no es real, no se les dará equipo de protección.

ATTE: Equipo de Salud»

Argentina, con 894 muertos, es el país sudamericano con menor incidencia del coronavirus y el país que más estrictas medidas de confinamiento ha decretado en la región.

Visto en Facebook. Con información de YouTube y BBC.