¡Comparte este artículo!

Uno de los pocos sectores de actividad que no está completamente paralizado durante la cuarentena es el comercio electrónico, más concretamente la venta de libros online. Muchos autores y librerías no dan abasto en estos días para repartir los libros que los confinados devoran en sus hogares, ahora que les sobra el tiempo.

Y eso muy a pesar de que Correos ha dejado de considerar “un servicio esencial” el envío de libros y ha multiplicado por cinco el coste del envío, de 1 euro a 5, en el caso de ‘Operación Transformer’, de Darío Pescador. Para más inri, este libro es ahora más necesario que nunca porque nos sirve –a los afortunados que lo compramos en su día- para estar en forma y esquivar los peligros –físicos y psicológicos- del sedentarismo.

Me pongo al habla con el autor, quien asegura que esta situación está dando alas a las empresas de mensajería privadas y a Amazon, el ganador indiscutible de esta crisis.

¿Cuánto costaba y cuánto cuesta enviar un ejemplar?

Enviar un ejemplar con el servicio de libros costaba 1,10. Hoy me han cobrado 5,05

¿Cómo justifican Correos el aumento?

Dicen que el envío de libros no es un servicio esencial, con lo que pasan a ser considerados envíos ordinarios. Y esos van por peso. Los libros pesan.

Supongo que muchos lectores se lo pensarán antes de pagar 5 euros más por su ejemplar

Claro. Normalmente no cobro el envío. Amazon sí lo cobra.

¿Tienes alguna alternativa?

Una agencia de mensajería cobra un mínimo de 4,50 por ese peso

Es decir, que Correos ejercía hasta ahora una suerte de mecenazgo para con los autores y editoriales

Correos presta desde siempre el servicio de envío de libros para editores a precio reducido. Porque es un servicio público, y porque los libros son un bien cultural, pero en medio de esta crisis es lo primero que han recortado.

¿A qué crees que es debido?

Hace tiempo que Correos tiene un servicio deficiente por los recortes constantes de los gobiernos anteriores. Cómo ocurre con otros servicios básicos, no querían permitir que fueran más eficientes y baratos que los operadores privados. El resultado es que ahora correos funciona de pena porque no tienen personal. Los sindicatos lo están denunciando desde hace años.

¿Y han “alcanzado” esa ineficiencia?

Una empresa de mensajería entrega en 48 horas, en el caso de Correos mis libros tardan una semana en llegar. Además en el envío a pueblos hay muchos que se pierden y me veo obligado a enviarlos de nuevo. Para colmo, si no se puede entregar por ausencia y se devuelve, han llegado a tardar seis meses en devolvérmelo.

Esto da alas a Amazon para consolidar su monopolio…

Exacto. Y Amazon además compite con las otras empresas de logística. En lugar de defender un servicio accesible para las empresas, como era Correos, se lo están cargando, pero el beneficiado al final es Amazon.

Pero los sindicatos defienden la salud de los carteros por encima de los servicios esenciales.

El reparto no es el problema, la atención al cliente, que es la actividad más expuesta, está protegida. Hay mamparas en las oficinas y los empleados tienen mascarillas y guantes. Si Correos no es un servicio esencial en una situación así, ¿qué lo puede ser?

La gente está encerrada en casa y depende de los servicios de logística más que nunca, y el servicio que no preste Correos lo harán compañías privadas a mayor coste para todos, incluido el de sus empleados, que en muchos casos no disponen de la protección sindical que tiene Correos.

¿Crees que volverán las tarifas a su cauce cuando esta situación acabe?

Espero que sí. Esta crisis está poniendo de manifiesto por un lado la necesidad de servicios públicos de calidad, y por otro lo que nos espera si no se refuerzan. Envíos más caros, sanidad más cara, educación más cara, menos protección para las personas y menos derechos para los trabajadores. Correos es como la sanidad pública, no da abasto porque estaba en un lento proceso de desmantelamiento. Depende de quién gane después de la pandemia, los que quieren desmantelar los servicios públicos podrían ver en esto su oportunidad de oro para justificarlo.