¡Comparte este artículo!

Imagen: Facebook.

Es el vecino el que elige el alcalde y es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde. Así habló Mariano Rajoy para la posteridad, al tiempo que instauraba la “presencia en diferido”: sus famosas comparecencias vía plasma.

El alcalde de Pichucalco, un pueblo de Chiapas (sureste de México) próximo a Tabasco, ha tomado nota de ‘doctrina Rajoy’ y acude a los actos oficiales en dos versiones: la de carne y hueso y la de cartón, cuando la primera no está disponible, porque el munícipe por antonomasia no tiene la virtud de la ubicuidad.

La silueta troquelada de tamaño natural de Moisés Aguilar Torres, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), ya ha aparecido en algunos actos oficiales a los que no pudo acudir el Moisés original, según narra El Universal:

“Recientemente, la fotografía del alcalde, con el puño derecho hacia arriba, fue trasladada a una comunidad, donde los habitantes llevaron escritos para solicitar obras y proyectos, pero que tuvieron que entregar a empleados del ayuntamiento que presidieron el evento”.

Las fotos que ilustran este artículo están sacadas de un post de Facebook de la propia alcaldía, en la que se apunta, sin un ápice de ironía, que “es así como nuestro Presidente toma acciones en beneficio de la Ciudadania en materia de salud , porque servir es su compromiso”. Se da la circunstancia de que la pedanía de Pichucalco tiene apenas 30.000 habitantes, así que Moisés Aguilar no es precisamente del alcalde del D.F.

En dias pasados asistimos la Comunidad Ejido Tectuapan en la cual por instrucciones de nuestro Presidente Municipal…

Publicada por Jose Alejandro Bustamante Maza en Viernes, 4 de octubre de 2019

El alcalde chiapeño no ha sido el primero en aparecer convertido en troquel en un acto oficial. En enero de 2018, el primer ministro de TailandiaPrayuth Chan-ocha, esquivó las preguntas de los periodistas el pasado lunes sacando una representación de sí mismo de cartón en tamaño real para responder a las preguntas de la prensa, un gesto dadaísta lejanamente inspirado en el plasma de Rajoy.

Visto en Facebook. Con información de El Universal y Strambotic.