¡Comparte este artículo!

La semana pasada apuntábamos a que el presidente de México, Andrés Manuel López-Obrador (AMLO para los amigos) pugnaba por el título de mandatario más inepto en la gestión de la crisis del coronavirus, en disputa con Donald Trump y Boris Johnson.

Los últimos acontecimientos parecen confirmar que AMLO no tiene rival a la hora de dar ejemplo sobre lo que NO se debe hacer en plena emergencia sanitaria. El presidente mexicano visitó el estado de Sinaola, con motivo de las obras de una carretera. Con esta visita innecesaria estaba desobedeciendo su propio mandato del día anterior, cuando pidió a sus 130 millones de compatriotas que “no salieran de casa”. Predicando con el ejemplo, versión AMLO.

«No se baje, señora»

Pero si el viaje era cuestionable, parar a saludar a la madre del criminal más famoso del país es directamente obsceno. El encuentro tuvo lugar en Badiraguato, patria chica del ‘Chapo’ Guzmán, y parte del llamado “Triángulo de Oro” del cultivo de marihuana y opio en Sinaola.

En un instante que quedó grabado para la posteridad, la comitiva de AMLO se detiene en mitad de la carretera en construcción y el presidente se acerca para saludar a la madre de Joaquín Guzmán, Consuelo Loera, a quien se dirige con un servil: «Le saludo, no se baje». A continuación, le dice «ya recibí tu carta», en referencia a una carta en que la mamá del líder del Cartel de Sinaola le pedía que interviniera para repatriar a su hijo, que cumple condena en EE.UU. desde su extradición a aquel país en enero de 2017.

Tras el brevísimo encuentro, AMLO es acompañado hacia su carro por un hombre que ha sido identificado como José Luis González Meza, a la sazón, representante de la familia Guzmán. Una vez más, el narco apoya su mano en la espalda del presidente, haciendo caso omiso de las medidas de prevención del coronavirus dictadas por éste.

El vídeo del ominoso encuentro se ha hecho viral en México y han arreciado las críticas hacia el presidente, quien ya estaba cuestionado por su torpe gestión de la crisis sanitaria.

Con información de The Guardian, Strambotic y El Universal.