¡Comparte este artículo!

Un grupo de estudiantes de arquitectura de interiores ha construido megáfonos extra grandes de madera en lo más profundo de los bosques de Estonia. Se trata de una instalación acústica a gran escala que amplifica los sonidos del bosque.La instalación combina el espacio arquitectónico contemporáneo con el entorno salvaje y es accesible libremente para excursionistas y amantes de la naturaleza.

Los objetos fueron colocados a una distancia y un ángulo tales que la suma del sonido recibido de todas las direcciones crea un efecto sonoro único y delicado en el centro mismo del artefacto.

La instalación también se puede utilizar como una zona para sentarse y descansar o incluso como un escenario.

La autora de la idea fue la estudiante de arquitectura de interiores Birgit Õigus. El grupo fue instruido por los diseñadores Tõnis Kalve, Ahti Grünberg y el estudio de Arquitectura b210.

Imágenes: Tõnu Tunnel y Henno Luts.