¡Comparte este artículo!

Se conoce como bubbling, lleva algunos años revoloteando el ciberespacio y es un método diseñado para contemplar la desnudez del cuerpo humano sin infringir rigurosas normas de castidad, para aquellos colectivos sociales y religiosos que usan códigos más estrictos sobre el sexo.

Todo comenzó como una broma de 4chan en un foro estadounidense sobre culturistas y ha terminado para algunos como una visión reveladora. Al parecer, uno de de los foreros abrió una discusión mostrando algo que supuestamente había inventado para poder imaginar cuerpos desnudos sin que realmente lo estuvieran.

Afirmaba que era mormón y que había ideado este método pues no podía ver pornografía o ni siquiera visualizar un simple desnudo.

Así que para solucionar este impedimento se sacó del bolsillo el “bubbling (algo así como “burbujeo” en castellano), que consiste en coger una fotografía de una buena moza en traje de baño y cubrir las partes tapadas por el bañador con unas burbujas de color, de esas que se hacen con cualquier programa de edición de imágenes. Luego solo hay que invertir, superponer las capas y ¡voilà!: desnudos imaginados a troche y moche.

La insólita técnica consigue así un efecto de desnudez bastante logrado, ya que el lujurioso de nuestro cerebro se encarga de rellenar la información que el tampón de rellenar le robó a las pupilas. Y es que la censura no hace más que añadir erotismo a la vulgar realidad, dejando libre nuestra imaginación más calenturienta.