¡Comparte este artículo!

Ya nunca podrás jugar al ya clásico juego on-line Filosofighter. El Mortal Combat de pensadores que tantas horas de bromas, piques y vicios nos dio, ha cerrado sus enlaces sorpresivamente. Así que, a no ser que de alguna forma taimada y poco ética consiguieras hacerte con él en tu PC, ya nunca podrás poner a darse de tortas a Nietzsche y Platón, a Maquiavelo y San Agustín o a Marx con Rousseau.

Un juego bastante conseguido a nivel de buenos gráficos y de jugabilidad (tampoco era el juego del año en este último sentido, pero no se hacía insoportable), que sin grandes pretensiones didácticas, no estaba exenta de pequeños guiños y cameos con teorías y conceptos de los filósofos y filósofas que componían el elenco. Además el número de jugadores no era escaso, emulando al mítico StreetFighter, contaba con ocho jugadores:

los ya citados Nietzsche, Platón, Maquiavelo San Agustín, Marx, Rousseau y la pareja existencialista, Sartre y Simone de Beauvoir. Aunque hubo una segunda versión en su idioma original (portugés) con algunos cambios y añadidos.

Esta pequeña joyita, no tanto para aprender filosofía, cómo para que los que la conocen se deleitaran, ya no está por la nube. Aunque los motivos de su  desaparición (esperemos que transitoria) no están claros, en la página oficial de Superinteressante, el portal brasileño de cultura y ciencia que lo produjo ya no está activo ni disponible. Tampoco se da explicación alguna, del fin de la historia.

El club de la lucha filosófica ha cerrado. Ya no habrá más veladas de golpes y mamporros entre las vacas sagradas de la filosofía. Sus promotores deportivos parecen haber cerrado el chiringuito, y no podremos dirigir aquellos aguerridos combates donde se podían ver técnicas y combos secretos cómo el «Cesar Borgia», «¡Proletarios del mundo, uníos!», «La liberté», o el golpe secreto «Dios ha muerto».

Cómo se podía leer antaño en la revista digital, «Filosofighters [Juego de pelea entre filósofos] es un juego de lucha flash con un elenco de grandes pensadores de la historia. Usted escoge a su luchador a partir de una lista que incluye a San Agustín, Jean-Jacques Rousseau, Nicolás Maquiavelo (él fuera de Assassins Creed II ), René Descartes, Nietzsche Friedrick y Karl Marx, y luego a batallar a través de la historia de la filosofía. Tiene un esquema de control claro y distinto: cada personaje tiene dos movimientos especiales, la flecha controlan el movimiento teclas, oprima X para patear, o C para marcar…».

Y continuaba, «Cada filósofo tiene movimientos especiales que con cariño – si cómicamente – hacen referencia a su trabajo. Platón puede alcanzar el mundo de las formas transformándose en la forma perfecta de sí mismo, a 20 metros de altura y hecho de oro macizo. Jean Paul Sartre y Simone De Beauvoir tienen poderes basados en el Otro y lo femenino. Nietzsche puede convocar el Übermensch y patear a sus enemigos en la cara…».

Lo dicho, una perdida irreparable para frikis y filósofos que sentiremos no tener ese pequeño detalle de genialidad a favor de los amantes de las peleas, de los videojuegos y de la filo… o de todas a la vez. Ya no podremos acercarnos a este Tekken para sofistas, a este DragonBall eidético, a este Killer Instint de los conceptos. Y aunque algunos seguro lo conocieron, tampoco podrán ya competir contra sus amigos, en peleas teóricas inolvidablemente llevadal ring del videojuego. O al menos de momento… ¡Hagan sus apuestas!.

Sabemos que no es lo mismo, pero para que se hagan una idea de este gracioso y peculiar Arcade, aquí les dejamos un vídeo de algunas partidas que se conservan…