¡Comparte este artículo!

La iglesia ortodoxa chipriota y los sectores más conservadores de aquel país están que trinan con la canción que representará a Chipre el próximo mes de mayo en Eurovisión: ‘El Diablo’, interpretada en inglés por la cantante griega Elena Tsagrinou.

La iglesia ortodoxa de Chipre ha emitido un comunicado pidiendo al gobierno que retire la canción que, según los religiosos, supone una «alabanza a Satanás». Por su parte, la asociación de profesores de religión se mostró «disgustada» por la letra de la canción y se preguntan por qué RIK, el organismo estatal de Chipre, envía una canción de tan «baja calidad» en lugar de un tema que «promueva la cultura chipriota en Europa», informa la emisora alemana N-TV.

La TV pública chipriota está recibiendo cientos de llamadas y correos amenazantes, e incluso ha recibido la amenaza de incendiar su sede si no retira inmediatamente la controvertida canción.

El presidente de la RIK, Andreas Frangos, ha explicado detenidamente que se trata de una canción que habla del propio desamor, de las relaciones tóxicas, y que esas parejas son las que simbolizan, metafóricamente, al Diablo. Asimismo, a través de un comunicado, Frangos afirma que la canción no va a ser retirada y que la intención de la RIK no es humillar los sentimientos religiosos, sino obtener la victoria para Chipre en el concurso.

Visto en N-TV, vía Eurovision Planet.