¡Comparte este artículo!

Las castas no sólo se estilan en nuestra sociedad, metafóricamente, o en la de India, realmente, sino que formaron parte del microcosmos de Nueva España siglos después de la colonización española. Mientras los blancos copaban la cúspide, nobleza obliga, el escalafón más bajo lo ocupaban cócteles raciales con nombres tan improbables como «coyote» (mezcla de indio y mestizo) o «no te entiendo» (mezcla de indio y mulato).

La cúspide de la pirámide la ocupaban, cómo no, los blancos, denominados «gachupines» en Nueva España y «chapetones» en Perú. A partir de ahí, la escala social iba bajando a medida que se oscurecía el pantone de los individuos, unas dieciséis categorías principales surgidas de la permutación de tres elementos principales -blancos, indios y negros- tomados de dos en dos. Nicolás de León llegó a registrar hasta 53 denominaciones, algunas tan peregrinas como «mequimixto«, «campamulato» o «requinterón de mestizo«.

El sistema de castas colonial dio lugar incluso a un género pictórico, la pintura de castas, de uno de cuyo máximos exponentes, Miguel Cabrera, tomamos sus retratos del siglo XVIII para ilustrar la enrevesada genética del nuevo mundo. En el Museo de América de Madrid se exhiben unos cuantos cuadros de castas, a cual más delirante.

Español + Indígena = Mestizo

Nomenclatura aún vigente para definir el resultado del cruce más esencial de conquistadores (ellos) y conquistadas (ellas): el mestizo original es un combinado de extremeño y caribeña.

Español + Negra = Mulato

Otro clásico que ha sobrevivido al sistema de castas y que se utiliza allí donde blancos y negros convergieron, de África a Brasil, pasando por Cuba. Nótese que el elemento masculino es siempre el español en los cuadros de Cabrera.

Español + Mestiza = Castizo

Castizo es «de buen origen y casta», según la primera acepción del Diccionario de la RAE, cualidad que se aplica al madrileño y a la segunda generación de mestizos.

Español + Mulata = Morisco

Aquí empieza el dislate. El morisco es originalmente el musulmán convertido a la fe católica, pero por una cuestión de pantone de piel se asimiló también al nacido con un cuarto de negra.

Español + Albina = Torna Atrás

Torna Atrás, es decir, «vuelve atrás» responde al resultado del cruce entre Español y Albina. ¿Acaso tantas albinas había en el nuevo mundo? Negativo: la albina resulta del cruce del español con la Morisca.

Español + Torna Atrás = Tente en el Aire

Aquí ya entramos en las arenas movedizas de la genética post-colonial. El español que se apareaba con una Torna Atrás (hija de Albina, nieta de Morisca) no tendría un bebé normal y corriente sino un «Tente en el Aire». Esta es la explicación de tan rebuscado nombre: «Tente en el aire describe a una persona perteneciente a esta casta que «flota» como en el limbo, incapaz de echar raíces y sin identidad propia». Duro, sí, pero no tanto como el desdichado cruce de Tente en el Aire con Mestizo, que responde al desolador nombre de No te Entiendo.

Negro + India = China Cambuja

Aparcamos de momento el fervor reproductor de los españoles y damos paso a los negros, que tampoco son mancos. Del cruce de Negro e India surge inopinadamente un Chino Cambujo.

Chino Cambujo + India = Lobo

La cosa se complica. Ahora es el Chino Cambujo quien se aparea con una India que le recuerda a su madre y como resultas da lugar a un Lobo (¿!).

Lobo + India = Albarazado

¿Qué es peor, nacer Lobo o Albarazado? Si nos atenemos a la definición, sin duda lo segundo: «Dícese del que está manchado de un color blanquecino, por analogía de una lepra común en los caballos».

Albarazado + Mestiza = Barcino

La ciudad fundada por los romanos en pleno centro de Barcelona se llamó Barcino, igual que la mezcla del Albarazado y la Mestiza. Ya intuimos de dónde puede proceder el linaje de los Bárcenas.

Indio + Barcina = Zambaiga

¿En qué momento se cansaron los relatores de la época de atribuir nombres a las mezcolanzas raciales? Llegados al momento Zambaiga el árbol genealógico de la criatura debía de ser desentrañable.

Castizo + Mestiza = Chamizo

Volvemos a los «limpios«, la categoría que agrupa a los mestizos con mayor percentil de sangre blanca. Castizos y Mestizas tienen, o mejor dicho, construyen Chamizos.

Mestizo + India = Coyote

Pero nada dura para siempre en la gymkana genética de las Américas. Los Coyotes, lejanamente emparentados con los Lobos, son el resultado del cruce de Mestizo e India.

Imágenes de Al Colonial. Con información de WikipediaCiudadanos en Red Gabitos.