¡Comparte este artículo!

El Imperio romano alcanzó su máximo apogeo en el año 117 de nuestra era, año de la muerte del emperador Trajano. En aquel momento, se extendía por todo el Mediterráneo, desde Portugal hasta Egipto, y más allá, hasta Persia, Galia y la mitad sur de Britania: 5 millones de kilómetros en los que vivían unos 88 millones de habitantes.

El Imperio mongol, por su parte, fue mucho más efímero pero inmensamente más extenso: 24 millones de kilómetros cuadrados (más grande que la URSS) habitados por 160 millones de almas en 1279, año que alcanzó su máxima expansión, durante el mandato de Kublai Kan, el último gran Kan, y nieto del legendario Ghengis Kan, que impulsó el dominio mongol hasta el infinito (península de Corea) y más allá (el mar Báltico).

Este mapa compara ambos territorios y su escasa superposición, en la península de Anatolia, Oriente Medio y la Dacia. Hay que tener en cuenta, eso sí, que el Imperio mongol apenas duró un par de siglos y el romano casi dos milenios, hasta la caída de Constantinopla, en 1453.

Visto en Map Porn, con información de Wikipedia y Wikipedia bis.