¡Comparte este artículo!

Albert Einstein es, con certeza, el científico más citado de todos los tiempos y no solo por sus hallazgos científicos sino también por sus frases y sentencias. La web Wikiquote registra tantas citas atribuidas a Einstein como a Aristóteles, Galileo Galilei, Isaac Newton, Darwin o Stephen Hawking.

Sin embargo, muchas de las frases “de Einstein” que lo mismo decoran memes que adornan los discursos de los famosos nunca fueron pronunciadas por Einstein o bien han sido convenientemente pulidas para convertirse en aforismos o, lo que es peor, manipuladas para decir algo que no pensaba ni por asomo el físico alemán.

Valga como ejemplo su frase más citada, «Dios no juega a los datos con el Universo». En realidad, la frase procede de una carta que Einstein escribió a Max Born y en el que ni si quiera aparece Dios. El texto en cuestión dice así:

«La mecánica cuántica nos aporta mucho, pero no nos acerca al secreto del Viejo. Yo, en todo caso, estoy convencido de que Él no juega a los dados».

Otra famosa “cita” de Einstein dice «Si las abejas desaparecieran de la faz de la Tierra, a los humanos sólo les quedarían cuatro años de vida». La frase es sin duda contundente, y llama la atención sobre el importante papel de los insectos polinizadores, pero se olvida de que hay miles de especies de insectos detrás de la polinización. También se olvida de que Einstein jamás la dijo, y que su origen parece estar en una protesta de apicultores belgas, según explica ABC.

También muy citada y, por supuesto, descarriada es esta otra: «Locura es hacer lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes». Dicho así es muy posible que Einstein estuviera de acuerdo con el enunciado pero, por desgracia, nunca salió de sus labios. En realidad, le fue adjudicada a Einstein en la novela de 1983 ‘Muerte Súbita’, de Rita Mae Brown, y anteriormente fue atribuida –también por error- a Benjamin Franklin.

Lo que no es de recibo es que a Einstein le hagan cómplice de la astrología, una práctica en la que nunca creyó. Al parecer, en 1965, un imaginativo astrólogo suizo intentó legitimar esta creencia poniendo en boca de Einstein la siguiente frase:

Nada más lejos de la realidad. Con respecto a esta afirmación Einstein escribió, en una carta a Eugene Simon: «Estoy totalmente de acuerdo contigo en relación con la pseudo-ciencia de la astrología. Lo interesante es que este tipo de superstición es tan tenaz que podría persistir durante muchos siglos». Cualquier parecido con la anterior es pura coincidencia.

Pero el hecho de que muchas de las palabras que se le han atribuido a Einstein jamás salieran de su boca o de su pluma no significa que el célebre científico no tuviera frases brillantes. Alice Calaprice recopiló 1.600 frases genuinas de Einstein en su libro ‘Albert Einstein: el libro definitivo de citas’ (Plataforma Editorial), en el que no encontrarás ninguna de las mentadas en este artículo.

Con información de ABC, Nature, History.com y Eco Colmena.