¡Comparte este artículo!

Internet y los blogs están llevando el mundo del arte clásico a sectores de público que jamás se habían interesado por él. Es el caso del sagaz Hematocrítico del arte y, ahora, nos llega la última revelación: Bebes feos del renacimiento. ¿Un tema muy peregrino? Pues no, porque existe abundancia de obras entre las que elegir.

Y es que gracias a este blog comprobamos que, efectivamente, pintar niños no era el fuerte de muchos de los artistas más celebrados de la época. ¡Que horror!

Siendo un poco estrictos, algunas de estas piezas no corresponden a esta época artística, aunque… ¿qué más da, cuando lo importante es reír un poco? Nosotros os traemos nuestra selección de los mejores (o peores) cuadros del asunto.