¡Comparte este artículo!

Según la Nueva Era, «los ‘niños índigo’ son niños que son “almas viejas”, dotados de poderes psíquicos y una sabiduría que no concuerda con su edad», según escribe Hugo Ibars en su nuevo libro ‘La visión del discernimiento: cómo detectar estupideces espirituales’, que acaba de salir a la venta en formato ebook en Amazon.

El libro es especialmente interesante porque Ibars hace una diatriba a la New Age desde dentro, es decir, que trabaja en este mundillo de chakras e inciensos. Lo que viene a continuación es uno de los 78 capítulos de que consta el libro, concretamente el número 14, dedicado a los llamados “niños índigo”. «Hay madres (y padres) que piensan que sus hijos son especiales, que son niños índigo, cuando, en muchas ocasiones, sólo sufren déficit de atención», me explica el autor:

«De acuerdo a las enseñanzas de moda en la corriente New Age, los niños índigo, cristal, arcoiris o de las “estrellas” (conceptos muy promovidos por libros como “Ami, el niño de las estrellas”) son niños que son “almas viejas” o “almas de semillas estelares” (seres extraterrestres que vienen supuestamente de otros planetas) y que tienen poderes psíquicos y una sabiduría que no concuerda con su edad y que supuestamente son niños que vienen a ayudar en el proceso de evolución subiendo la vibración del planeta y lograr la paz mundial o ayudando a subir a la quinta dimensión.

Muchos padres creen que hacen un beneficio a sus hijos con todas estas creencias al categorizar a dichos niños como “especiales”, pero sólo están proyectando su fuero narcisista de sentir que tienen niños especiales. Lo cierto es que muchos de estos niños se llevarán una gran decepción consigo mismos al descubrir que obviamente son personas normales y corrientes y no avatares redentores de la humanidad. Como en todos los puntos que estamos viendo en este libro aquí hay gato encerrado.

Estos niños programados mentalmente con este tipo de ideas pueden ser fácilmente captados por todo tipo de sectas ávidas de carne fresca. Podemos encontrar sectas como la comunidad “Evolución Índigo” dirigida por Claudia Gómez o la de “los hijos de las llamas gemelas” creada por Anandi, en donde ella afirma que los hijos nacidos en su comunidad son almas de maestros ascendidos encarnadas   que vienen a “ayudar con la ascensión”. Por otro lado, nos encontramos personas que se consideran ellas mismas como índigos o cristal como Michelle Walling que fundó la comunidad de “niños de las estrellas” llamada IN5D, en la cual encontramos una infinidad de incongruentes teorías metafísicas con tintes New Age.

Otros que se proclaman como niños índigos son Kai luz de Sirio, que canaliza los códigos de la diosa, de los arcturianos, y un sinfín de seres galácticos o el joven y conocido en todo el mundo el argentino Matías de Stefano que canaliza a una entidad llamada Ghan.

Existen muchísimas otras enseñanzas canalizadas que hacen alusión al del tema de los niños estelares o índigos como Bashar en los Estados Unidos o una de las entidades más conocidas a nivel internacional como es Kryon».

Ya puedes conseguir ‘La visión del discernimiento: cómo detectar estupideces espirituales’ en tu Amazon más cercano.