¡Comparte este artículo!

«Una buena definición es una frase que significa la esencia de una cosa», Aristóteles.

La filosofía también es su historia, y su historia muchas veces ha quedado resumida en una frase, un aforismo o incluso una oración. Algo más que unos simples eslóganes, aunque muchas veces un gran arma de pedagogía, resumen y aproximación a autores que ellos mismos nos dejaron su sello escrito y grabado ‘Aere perennis’. A continuación, un surtido selecto de las frases más relevantes de la historia de la filosofía. Desde la antigua Grecia a la actualidad.

El aforismo griego «Conócete a ti mismo» (que en griego clásico es γνῶθι σεαυτόν, transliterado como gnóthi seautón) estaba inscrito en el pronaos del templo de Apolo en Delfos, según el periegético Pausanias.

Las máximas latinas «…divide et impera…», y sus variantes: “divide et vinces, divide ut imperes y divide ut regnes…«. Frase de una gran importancia histórica, política y filosófica, parece que perteneció al acervo común del pueblo romano (incluso con variante en el más antiguo griego), y frecuentemente se ha atribuido a Julio César (100 a. C./44 a. c.), aunque sin ninguna referencia real. Igualmente aparece atribuida a Vegecio, Filipo de Macedonia, a su hijo, y posteriormente a Napoleón.

La frase sí aparece en Maquiavelo, aunque modificada. En el libro VI del «Arte de la Guerra«. Divide et impera, en la concepción de Nicolás Maquiavelo, es sinónimo o equivalente a «divide y reina».

Clásica cita de Aristóteles (384 a. C.-322 a. C.) en ‘Metafísica’. Libro I, Naturaleza de la ciencia; diferencia entre la ciencia y la experiencia.

«O tempora, o mores» es una frase incluso hoy célebre de Marco Tulio Cicerón (106 a. C.-43 a. C.), sobre las costumbres y los tiempos.

Es una locución latina que se puede traducir como «¡Oh tiempos!, ¡oh costumbres!». La utilizó Marco Tulio Cicerón en su primera Catilinaria, Oratio in Catilinam Prima in Senatu Habita. La frase se emplea, generalmente en tono jocoso, para criticar usos y costumbres del presente, recordando la época de las buenas costumbres.

Única frase conocida de la única obra conocida, el tratado «De expositione Porphyrii», de Bernardo de Chartres (s. XII).

Todo que sabemos de él se encontramos en las escrituras de Juan de Salisbury (ca. 1115-1180) y Guillermo de Conches. Se le ha atribuido un comentario sobre Platón. Incluida su mítica frase «A hombros de gigantes».

Frase de Roger Bacon (c 1214-1294.), en Opus majus: Trad. Robert Belle Burke . Vol 1 ‘ (1962). p. 128. Exponente de la nueva ciencia que se iba a empezar a hacer.

Fue un entusiasta proponente y practicante del método experimental para adquirir conocimiento sobre el mundo. Planeó publicar una enciclopedia completa, pero solo aparecieron fragmentos. Su frase más famosa fue «la matemática es la puerta y la llave de toda ciencia».

Frase atribuida por la tradición a Francesco Guicciardini. (Florencia, 1483-Arcetri, 1540) como prólogo o anotación a su ‘Historia de Itália’.
La frase es muy significativa, aunque probablemente falsa, por cuanto resalta el carácter racional, objetivo y pragmático de aproximarse a los hechos.

«Eppur si muove» o «E pur si muove» («…y sin embargo, se mueve…», en español) es la hipotética frase en italiano que, según la tradición, Galileo Galilei (Pisa, 15 de febrero de 1564 – Arcetri, 8 de enero de 1642) habría pronunciado después de abjurar de la visión heliocéntrica del mundo ante el tribunal de la Santa Inquisición.

«Si he logrado ver más lejos, ha sido porque he subido a hombros de gigantes». Nota: en una carta que Newton (1642-1727) envió a Robert Hooke el 5 de febrero de 1675 donde el primero escribió estas famosas palabras. Estas palabras son a su vez una cita de Bernardo de Chartres (s.XII) y no obra del propio Newton, aunque en efecto usara estas palabras, que se han usado como una excelente caracterización del proceso colectivo de construcción del conocimiento científico.

La frase «Dios ha muerto» también conocida como la muerte de Dios, es usualmente atribuida al filósofo alemán Friedrich Nietzsche (1844-1900). Sin embargo, la encontramos antecedentes. Por ejemplo en Hegel (1770-1831), al final de su tratado ‘Fe y razón’, donde tiene un sentido diferente de la de Nietzsche, pero dónde hay también entre ambas una relación esencial que se esconde en la esencia de toda metafísica. En Feuerbach (1804-1872), dónde no literalmente citada (en su obra ‘Sobre muerte e inmortalidad’) se produce el cambio más sustancial hacia lo que Nietzsche quería expresar: la negación e inexistencia de Dios (o se supone que quería decir, ya que la expresión en Nietzsche abarca al Dios cristiano, pero también a cualquier otro valor hipostasiado). En Philipp Mainländer (1841-1876) en el § 23 de la ‘Ética’ de su Filosofía de la redención, dónde adquiere un sentido más teológico: «Dios ha muerto y su muerte es la vida del mundo». En Dostoievski (1821-1881), «Si Dios ha muerto, todo está permitido» (‘Los hermanos Karamazov’). E incluso en Pascal (1623-1662) de alguna manera, «El gran pan está muerto».

«La caracterización general más segura de la tradición filosófica europea es que consiste en una serie de notas al pie de página de Platón”.
Alfred North Whitehead (1861–1947). Pt. II, cap. 1 segundo. 1. Proceso y realidad: Un ensayo en cosmología (1929).

Extracto de ‘El único y su propiedad’ (1844), de Johann Kaspar Schmidt (Bayreuth, 25 de octubre de 1806 – 26 de junio de 1856), más conocido como Max Stirner.

La religión es el opio del pueblo o La religión es el opio de los pueblos (traducción de la frase original en alemán Die Religion … Sie ist das Opium des Volkes) es una cita hecha en 1844 por Karl Marx.

Frase de Sigmund Freud (1856/1939) en ‘La interpretación de los sueños’ (1900).

Famosa frase de Sartre (París, 1905 – id., 1980), «El infierno son los Otros» (en francés, «L’enfer, c’est les Autres»).  A puerta cerrada es una obra de teatro existencialista creada por el filósofo Jean-Paul Sartre en 1944, originalmente publicada en francés bajo el título ‘Huis Clos’.

Archiconocida frase de Simone de Beauvoir (1908-1986) en el primer capítulo de su segunda parte (página 13, editorial SXXI) de su obra magna «El segundo sexo» (1949).

 

Muchas más frases y aforismos en los álbumes de Sociedad de Filosofía Aplicada (SOFIA).