¡Comparte este artículo!

Quizás la reliquia más gore de la Cristiandad sea el pedazo de piel recortado del pene de Cristo que, como todo niño judío debía ser debidamente mutilado en la ceremonia de la circuncisión o Berit Milá.

Fue la perspicaz matrona de María (aka La Virgen) la que,  que ocho días después del nacimiento, según el Evangelio apócrifo árabe de la infancia,  birló el prepucio y lo guardó en una jarra de alabastro llena de nardos (a modo de conservante) que le entregó a su hijo perfumista pidiéndole que lo guardase y no lo vendiese aunque le ofrecieran trescientos denarios. Según Foro de Numismática, estaríamos hablando de la friolera de 1.995 € al cambio. Sorprendete que en la Judea ocupada se cotizase tanto la dermis infantil.

Hay otras versiones, como la del Evangelio armenio de la infancia que afirma que el niño sangró antes de que se le tunease el pene, pero olvidaros de esta trama, que me quedo sin artículo.

¿Qué fue del santo pellejo?

Todos los que hicimos la Comunión sabemos que Jesús, tras resucitar, se pasó unos días de postureo en la Tierra y luego fue teletransportado a la diestra del Padre (que era él mismo), pero entonces…¿Que pasó con su prepucio? ¿Salio disparado, como el tapón de una botella de cava, de la jarra de alabastro, atravesando el techo de la casa del perfumista? No. Este, para entonces, hacía tiempo que lo había vendido por ahí. ¿Volvió a pegarse al pene virgen del Mesías nada más revivir en el sepulcro o habita en el cielo como ente independiente, por su cuenta?

Hubo todo tipo de hipótesis, como cuenta Álvaro Corazon Rural en un magnifico artículo publicado en  Jotdown El teólogo griego del siglo XVII Leo Allatius, teorizó en su ensayo De Praeputio Domini Nostri Jesu Christi Diatriba (Discusiones sobre el Prepucio de Nuestro Señor Jesucristo) que la porción desechada del pene divino subió al cielo por su cuenta, pero no para adherirse al cuerpo de Jesús, no, para acoplarse como ¡uno de los anillos de Saturno!

Lo normal, en todo caso, es que hubiese sido enterrado, que he leído en la Wikipedia que esa es la tradición en esto de las pieles de sobra. Pero si no sucedió así,  si se quedó en la Tierra, si no se elevó a los cielos junto con los recortes de uñas del nazareno…¿Dónde está?

Los pobres ignorantes de la época creían a pies juntillas que las reliquias tenían poderes, que obraban milagros. Para un miembro del clero, tener la supuesta falange roída de una Santa o una lija de la carpintería de San José expuesta en la parroquia era como tener en tu bar una camiseta sudada de Messi  o un tanga de Ronaldo. Al atraer peregrinos, que se dejaban los cuartos a modo de limosna, constituían un negocio de primer orden

Por ello, y por el morbo que suponía el tener un fragmento del falo (nada de un fragmento de la Vera Cruz o las enaguas de un Santo, no, hardcore) de uno de los tres miembros de la Santísima Trinidad, afirmaron poseerlo en:

-Chartre, Metz, Charroux, Conques, Coulombs, Langres, Fécamp, Puy-en-Velay y Auvergne (Francia)

-Hildesheim (Alemania)

-Amberes (Bélgica)

-Roma y Calcata (Italia)

-Burgos y Santiago de Compostela (España)

¿Y qué pasó entonces?

El momento fan por las reliquias se desinfló como hará con Star Wars (esperemos) tras la reforma de Lutero, que usó como otro argumento más para su protesta el vil mercadeo con objetos tan frikis como ampollas con la Santa leche de la Virgen María o los huesos de las aceitunas que se comieron en la Última Cena.

Según leemos en Forocristiano, el 3 de diciembre de 1900 La Sacra Congregación para la Doctrina de la Fe expidió su Decreto 37-A, en el que se declaraba que «toda persona que hable, escriba o lea sobre el Santo Prepucio será considerada despreciable aunque tolerada; pero que La Santa Sede se reserva el derecho a excomulgar a quien lo hiciere en forma escandalosa o aberrante». Vamos, que me va a tocar.

Pese a ello, el pueblo italiano de Calcata siguió celebrando hasta 1983 una procesión con un enjoyado relicario que contenía el presunto Santo Prepucio. A alguien le debía importar bien poco lo sagrado de la pieza de sacra chacina y , como vemos en un artículo de El País, robó la pieza en 1984. Aunque algunos aseguran que había sido robado la década anterior o incluso por los nazis y que lo que se venía paseando en las procesiones era el relicario vacío.

¿Fue la Iglesia Católica la que hizo desaparecer el Santo Prepucio para sacudirse el frikerío? ¿Un científico loco que lo tiene congelado a la espera de que los avances cientíticos permitan clonar al hijo de Dios? ¿Los mismos hippies que grafitearon en un muro de la aldea «The Foreskin of Lennon”? ¿Un creyente fetichista que quería hacerse una pulsera?

¿Cuantas reliquias del Santo Prepucio necesito para hacerme una cartera?

Como habrás visto, después de lo de Calcata lo tienes complicado pero…¿Quién dijo que fuese fácil?

Si quieres que tu dinero, tu DNI y la tarjeta del Carrefour estén divinamente protegidos, necesitarás reunir suficientes reliquias para, cosiendo los retazos, conseguir una pieza de 154 cm2 de piel. Esto es, según trucosymanualidades.com, la superficie de una cartera normal de 14 x 11 cm.

Debes tener en cuenta, a la hora de escamotear los santos prepucios de ermitas y catedrales, que según el estudio de Meir Holder History of the Jewish people, en el tipo de circuncisión practicado por los judíos en época de la supuesta presencia de Cristo (antes de la revuelta de Bar Kokhba) solamente se extirpaba la punta del prepucio, no su totalidad. Es decir, que toda reliquia similar a una manga pastelera, es posterior, una burda falsificación y por lo tanto debes desecharla.

Pongamos que de un bebé semita, la punta del pene suponía 1 cm2. La cuenta es fácil: necesitarías 154 reliquias para hacerte una cartera como la de esta plantilla. Había decenas de reliquias en sus buenos tiempos, pero no llegaban a tal cantidad.

Nuestro consejo es que lo intentes con un portamonedas, que requiere una tercera parte de cuero. Con 51 prepucios, tiras. Si, nada más meterlo en tu bolsillo del pantalón, las monedas empiezan a multiplicarse y a saltar de tus bolsillo, considérate bendecido.

giphy

Con información de Jotdown, Centro de Estudios de Cosas Lindas e Inútiles, trucosymanualidades.com, coningredientes.comForo de Numismática , y la Wikipedia. Gracias a Kike Mesa por su información sobre circuncisiones quirurgicas, que tantas pesadillas me han dado.