¡Comparte este artículo!

Todos sabíamos de las extrañas y poco comprensibles letras de las canciones de la cantante, pero lo que no se nos pasaba por la cabeza era que la barranquillera gustaba de los profundos, enrevesados e intrincados textos de los filósofos. Pero así parece ser. Para aprovechar estos días de confinamiento obligado, y según se ha podido ver a raíz de un post publicado esta semana por su marido (a la sazón el futbolista Gerard Piqué), la artista latina está rentabilizando la cuarentena para estudiar un curso on-line sobre historia de la filosofía intitulado Ancient Philosophy.

Un curso que, por lo demás, todos podemos hacer en la Upenn (abreviatura de la Universidad de Pensilvania), pues es totalmente gratuito y abierto a todos los interesados. Seminario a distancia que puede verse al fondo de la pantalla de su ordenador, y que está trayendo a la universidad estadounidense no pocos interesados merced a la grabación colgada en las redes sociales. Unas instantáneas que muestran a la cantante siguiendo una clase virtual y tomando notas cómo si fuera una simple y modesta estudiante universitaria más. Todo, mientras era filmada para ser subida en pose intelectualoide después a Instagram. «¡Estudiando filosofía! Sabelotodo. Quedaos en casa”, acompañaba un texto del jugador barcelonista.

Ciertamente, se conocían muchas facetas de esta cantautora, productora discográfica, bailarina y empresaria, más célebre por su movimiento de cadera que por todo lo demás. Incluso era vox populi su compromiso social y político con causas humanitarias y culturales, tales como ser embajadora oficial de Unicef. Mas, lo que pocos advertíamos, y ahora ha saltado a la palestra mediática, era su pasión por el conocimiento.

Graduada en Historia de la Civilización Occidental en la Universidad de California, Shakira Isabel Mebarak Ripoll es mucho más de lo que pareciera ser a primera vista. Algo que ella misma no ha negado, y con lo que ha bromeado, figurada y literalmente. En efecto, con anterioridad ya había confesado que no le sorprende que el público en general no conozca esta vertiente de su persona y que, de hecho, puede pasar desapercibida sin mucho esfuerzo cuando se matricula en clases o cursos presenciales, logrando estudiar sin que nadie la reconozca. Cosa que habría hecho en más de una ocasión, y en más de un campus de historia y filosofía.

Amante del saber y de las humanidades, no deja de lado la cultura y el aprendizaje ni en tiempos de reposo. O más bien, disfruta del tiempo de confinamiento para una bella labor de enriquecimiento personal con las corrientes e ideas de los más grandes (no es probable que necesite de la filosofía para labrarse un porvenir). Algo encomiable y digno de aplauso, más allá de los focos y el tinglado mediático, que todos deberían imitar, como es el interés por los conceptos y autores más sesudos y trascendentales. Lo cual, permítasenos la broma, quizá arroje un poco de luz al sentido último de sus enigmáticas letras y sus complejas coreografías: como el gran parecido hermético de tonadillas suyas, cómo el Waka-waka, con los escritos ilegibles de vacas sagradas de la filosofía como Heráclito, Hegel o Lacan

Esto así, la publicación fue reposteada por la Hipatia colombiana, quien también quiso recalcar su faceta como madre. Comentando que necesitaba pensar en otras cosas más esenciales que la SuperBowl, dónde participó en su última celebración, o la Paw patrol, famosa serie de dibujos animados que ve con sus hijos. Una vídeo que ya tiene casi dos millones de reproducciones, y está haciendo a muchos atreverse también con esta asignatura pendiente que es la filosofía. El cual, aquí os dejamos…

Así que tú tampoco tienes excusa. Sé como Shakira, quédate en casay aprovecha para hacer lo que siempre quisiste y no tenías tiempo, empezar a estudiar filosofía.