¡Comparte este artículo!

Un visitante del Museo Antonio Canova en Possagno (Italia) rompió dos dedos del pie del modelo de yeso una escultura de un siglo XIX mientras se hacía un ‘selfie’ sentado a los pies de la obra. Según ha denunciado la institución en su página de Facebook, un turista austríaco se sentó a los pies de la escultura, cuyos dedos quedaron mutilados.

El modelo dañado corresponde a la escultura de mármol ‘Pauline Bonaparte como Venus Victrix’, que forma parte de la colección de la Galería Borghese en Roma y representa a la hermana de Napoleón Bonaparte como la diosa romana del amor.

Según el Museo Antonio Canova, el visitante desapareció sin avisar al personal del museo sobre el daño causado, un incidente que tuvo lugar el pasado 31 de julio. Un vigilante vio posteriormente los dedos rotos y el correspondiente visionado de las cámaras de seguridad pudieron confirmar la identidad del visitante.

Sin embargo, una vez difundidas las imágenes, el propio turista se puso en contacto con el museo para disculparse y prometer «dar los pasos adecuados para restaurar la obra». «No era mi intención huir», añadió, emulando a nuestro Rey Emérito.

La estatua original, en la Galería Borghese de Roma.

El museo fue capaz de localizar al gilipollas visitante gracias al registro nominal obligatorio en los museos italianos a raíz de la pandemia de coronavirus.

El director del Museo Antonio Canoval, Moira Mascotto, aseguró a la Agencia de Prensa Austríaca, que el museo está en posesión de «las partes dañadas de la escultura. Esto nos ayudará en la restauración».

Visto en Art News. Con información de Der Standard.