¡Comparte este artículo!

Esta vez no hubo “match”. El Festival de Emparejamiento de Lisdoonvarna ha anunciado con pesar el fallecimiento de su visitante más ilustre: Mick Bourke, un irlandés de 97 años que asistió durante 72 años, desde 1946 hasta 2018, con intención de encontrar su alma gemela. A fe que no lo consiguió.

Mick Bourke comenzó a asistir al festival en 1946 cuando tenía 23 años y no faltó ni un año hasta que su salud comenzó a decaer hace unos años. Su fue anunciada el pasado 10 de diciembre en las redes sociales del festival, que se celebra cada año en la ciudad irlandesa de Lisdoonvarna.

«Tío Mick se perdió los últimos años de su peregrinación anual a Lisdoon -escribió una sobrina suya desde EE.UU. comunicando su fallecimiento. «Allí vivió sus momentos más felices… las historias que contaba. Sólo quería comunicaros que Mick falleció el pasado sábado como resultado de una caída y una neumonía que contrajo. Sus últimos años los pasó en una residencia».

Fue en 1946 cuando Mick Burke llegó al festival por primera vez. Desde aquel entonces, el granjero se empeñó persistentemente en hallar un alma gemela, hasta que comenzó a tener problemas de salud. A pesar de no alcanzar su sueño, el anciano se convirtió en una estrella local: en 2016 se organizó un festejo en su honor para celebrar el 70 aniversario de su búsqueda, señala un medio local.Burke creía que su mala suerte para no encontrar pareja tenía que ver con la remota ubicación de su granja. No obstante, según el medio, el hombre sí logró emprender algunas relaciones y solía volver a casa con «con un montón de números de teléfono», aunque ninguna de ellas terminó en matrimonio:

«Había muchas mujeres de EE.UU. en aquel entonces buscando un granjero rico. Yo tenía una granja de ovejas de 200 acres. Una vez, salí con una mujer de Dublín y vino a visitarme a la granja, fue un invierno particularmente malo y nos quedamos atrapados en la nieve durante unos días. Después de que la nieve se descongeló, se subió a un tren de vuelta a Dublín y ese fue el final de la relación. Creo que la ubicación remota desanimó a muchas mujeres», explicaba lacónico el perseverante soltero.

«Nunca se casó, el problema radicaba en que era demasiado guapo, le gustaba a todas las chicas y no era fácil elegir a una y dejar al resto», afirma Willie Daly, el casamentero del festival, quien agregó que el desaire no era una cualidad de Burke.

El festival Matchmaking de Lisdoonvarna fue suspendido este año debido a la pandemia. El año que viene, si el tiempo y las autoridades lo permiten, volverá a celebrarse entre el 3 y el 30 de septiembre.

Con información de Independent Irlanda y The Journal.