¡Comparte este artículo!

Una pareja estuvo a punto de cambiar el segundo nombre de su bebé por el de «Tess«, lo que habría sido muy apropiado dado que la bebé Maeve Lily Sherry nació en el asiento trasero del Tesla de la familia en septiembre.

Según informó esta semana el Philadelphia Inquirer, la madre, Yiran Sherry, de 33 años, y el padre, Keating Sherry, de 34, se dirigían al hospital de Philadelphia mientras Yiran tenía contracciones. Pero la pareja llegó minutos tarde, y Maeve nació mientras el Tesla conducía en piloto automático, con Keating manteniendo una mano en el volante y otra en la de Yiran. Keating dijo que también estaba tratando de consolar al hijo de la pareja, Rafa, de 3 años, que también estaba en el coche.

La pequeña ‘Tela’ y su familia.

«Me apretaba la mano hasta el punto de que pensé que iba a romperla», dijo Keating al Inquirer. «Le decía a Yiran: ‘Vale, céntrate en tu respiración’. Ese fue un consejo para mí también. Mi adrenalina estaba a flor de piel. Le dije: ‘Rafa, todo está bien. Tu hermanita está llegando'».

Aunque los Sherry estaban preocupados por su niña, un pediatra se encontraba por casualidad en el aparcamiento del hospital y trajo a un equipo de enfermeras, según la información del periódico, que cortaron el cordón umbilical sobre el asiento delantero del coche. Afortunadamente, la bebé Maeve estaba sana y salva.

Yiran dijo al Inquirer que las enfermeras del Hospital de Paoli llamaban a Maeve «la bebé de Tesla» y que, debido a las complicaciones de parto anteriores, estaba agradecida de que la maternidad improvisada mantuviera a la familia a salvo. La pareja tiene previsto conservar el coche durante mucho tiempo.

«No me sorprendería demasiado si, en el año 2037, Maeve estuviera obteniendo su permiso con ese Tesla«, dijo Keating al periódico.