“Por decreto municipal, queda estrictamente prohibido morirse por coronavirus en este municipio”, es el mensaje que se lee en una letrero colocado en la plaza central municipio de Soconusco, al sur de Veracruz, México con la inevitable foto de los negros del ataúd.

El letrero es idea del alcalde la localidad, que responde al novelesco nombre de Rolando Sinforoso Rosas, quien ordenó colocar el letrero como advertencia a los pobladores en plena contingencia sanitaria por el covid-19.

«Por supuesto que está prohibido morirse –explica Sinforoso a las cámaras de TV-, porque nos han informado que esta es la semana crítica para la expansión del virus». El alcalde reconoce que la gente «ya está cansada» del encierro y que se están perdiendo puestos de trabajo por el confinamiento.

El letrero ha sido motivo de burlas en las redes sociales pero lo cierto es que la orden municipal está surtiendo efecto: hasta el 3 de mayo, fecha del confinamiento en la localidad, Soconusco no registró ni un solo caso positivo por covid-19, en tanto en la localidad colindante de Acayucan se han detectado tres casos.

Desde el inicio de la crisis se instaló a la entrada un filtro sanitario donde se les toma la temperatura, se les brinda gel antibacterial y a los conductores del transporte público se les entrega mascarillas; a quienes llegan provenientes de otras regiones del país se les da seguimiento y se les recomienda no salgan de casa durante 14 días.

En Veracruz se registra hasta este lunes un total de 69 muertes debido al coronavirus, así como 803 casos confirmados y 375 sospechosos, de acuerdo con lo informado por la Secretaría de Salud local.

México entró con mal pie en la emergencia del coronavirus. Su presidente AMLO quitó importancia a la enfermedad en sus primeras semanas, en tanto sus expertos aseguraron en un informe que  «por un tema de genética, la raza mexicana tiene mayor resistencia a este tipo de virus que otras razas como la europea».

Noticia original en E-Veracruz. Con información de Imagen del Golfo y Strambotic.