¡Comparte este artículo!

Le Frere lo ha vuelto a hacer. El artista que saltó a la fama por su retrato de Santiago Abascal hecho con su propia mierda, ha vuelto a utilizar esta inusual, a la par que hedionda, técnica para pintar un retrato de Donald J. Trump, presidente de Estados Unidos.

El retrato de Donald Trump permanece en el estudio de Le Frere, en el barrio de Lavapiés, y no se va a poner a la venta a corto plazo: «De momento su papel es el de puro activismo. Los artistas somos ciudadanos y como tal no podemos quedarnos callados ante lo que ocurre», explica el artista en declaraciones a Strambotic.

El cuadro mide 50×60 cm y «aún huele un poco si te acercas. Le he puesto fijador», explica su autor.

Este artista madrileño mantiene una línea provocativa y ciertamente escatológica desde los albores de su carrera. Una de sus especialidades son los retratos de famosos sobre papel higiénico, un formato cuyo último ejemplar corresponde a Ana Rosa Quintana, presentadora y “escritora”.

Le Frere nos explica en esta entrevista la gestación y parto de su última obra:

¿Por qué crees que Trump se merecía un retrato con tu caca, un honor reservado sólo a Santiago Abascal hasta la fecha?

Creo que son y representan la misma mierda. Hay más personajes que se lo merecerían, pero pasar este trámite creativo es duro, me los voy dosificando.

¿Por qué unos personajes encarnan la mierda y otros el papel higiénico? ¿Qué representa esta dualidad?

Yo diría que son los abanderados y los palmeros. Unos son, digamos, los explícitos, los que dejan el marrón; los otros son lo que intentan blanquearlos jugando un papel que no podría ser otro que el higiénico. Hacerlos en papel de baño también lleva intrínseco una crítica hacia nosotros como sociedad, acabamos tirando de ellos y los hacemos imprescindibles.

¿Guarda alguna relación el momento elegido con los disturbios raciales o acaso tratas de influir en la reelección de Trump?

 Bueno, es una obra que ya tenía planeada y pensada hace meses, quizá esto lo ha acelerado. ¿Influir en la reelección? Ojalá pudiéramos tener los artistas influencia social, aquí solo se habla de arte para reírse de nosotros durante las Ferias de arte contemporáneo cuando se sacan las obras de contexto. Con intentar sembrar el pensamiento crítico me conformo. Es un retrato de mierda, ok, pero la mierda es abono, es vida. Y en este caso, con trazas de fibra.

¿Qué destino quieres darle?, ¿está a la venta?

De momento su papel es el de puro activismo. Los artistas somos ciudadanos y como tal no podemos quedarnos callados ante lo que ocurre. Ahora todos sacamos pecho y posteamos de postureo un cuadrito negro en las redes para solidarizarnos con el #blacklivesmatter, pero aquí también tenemos racismo y casos de extralimitación policial. Acordémonos del caso del mantero muerto en la persecución policial en Lavapiés hace ahora dos años, o en los CIEs, o en los mal llamados MENAS, o cuando decimos «virus chino» al COVID. Pero claro, eso no mola tanto. El retrato se exhibirá en mi estudio, como el retrato de Abascal, que se asoma en una de las ventanas que dan hacia la calle. La gente pasa, se para, lo mira, comenta, le hace fotos, vive una experiencia que le rompe la rutina. Y esa es la idea.

¿Cómo ha sido el making-of del cuadro? ¿Qué similitudes y diferencias has encontrado con respecto al retrato de Abascal de hace un año?

Bueno, los personajes son diferentes y por lo tanto el proceso también. Si con Santi usé  ingesta de comida India, para Donald nada mejor que algo latino: dieta mediterránea, Rica en fibra, eso sí.

Cené ensaladita de tomate, con su ajo, atún, etc y lo acompañé de su quesito manchego y su chorizo picante de Salamanca. Soy muy riguroso con mis obras. Síganme para más recetas,

Semejante dieta me ha proporcionado un material de primerísima calidad, como no podía ser de otra forma. Y a la vez de paso ayudo a la industria del país, hay que echarle una mano consumiendo productos autóctonos. Soy un patriota.

Puedes seguir a Le Frere en su página web, Instagram y Twitter.