Esta noticia es la caña. O, mejor dicho, las 36 cañas. Las que no se ha podido tomar durante este confinamiento un cliente del Can Juli, de Granollers (Barcelona), y que generosamente ha abonado en cuanto ha tenido ocasión.

El cliente se presentó a su bar favorito en cuanto empezó la fase 1 y Can Juli pudo abrir la terraza y entregó en un sobre 100 euros correspondientes a las 36 consumiciones, a razón de 2,50 euros cada una, que había dejado de tomar durante el confinamiento, además de 10 euros de propina. Como un señor.

El papel con el cálculo y Can Juli, propiamente dicho. Fotos: Cadena SER.

Tal y como explica la camarera del bar, en declaraciones a Cadena SER, el dadivoso cliente pidió hablar con el dueño, Juli, y le entregó un papel en el que aparecía un sencillo cálculo y dos billetes de 50 euros:

 «Se acercó al bar con un papel y dijo: ‘Juli, tengo que hablar contigo’. Y claro, mi hermano pensó que le habría pasado algo… Pero no. Le enseñó sus cálculos (…)Como había dejado de venir 36 veces y siempre se gastaba 2,50, ¡pues 90 euros! Al principio mi hermano no quería cogerlo, pero él insistió mucho. Le dijo que lo que había pasado era muy fuerte y que, aunque no se hubiera tomado esas cañas, quería ayudar. En el sobre, de hecho, había 100 euros, no 90».

El generoso gesto del anónimo cliente trae un rayo de esperanza a uno de los sectores más castigados por la crisis del Covid-19, el de la hostelería. Un informe de la patronal de Hostelería de España fechado en abril estimaba que 40.000 bares españoles echarían el cierre tras el confinamiento, incapaces de hacer frente a sus deudas. Esto podría cambiar para siempre –y no para bien- el aspecto de nuestras ciudades.

Visto en Cadena SER. Con información de El Mundo.