¡Comparte este artículo!

Los filtros de Instagram los carga el Diablo. Un sacerdote poco ducho en las tecnologías se ha convertido en el protagonista inesperado de un vídeo viral durante la emisión de una misa virtual de Cuaresma, motivada por el coronavirus.

El sacerdote de la parroquia de Polla, en Salerno, activó sin querer la función “filtro” y comenzó la transmisión desde el altar. Al instante, empezaron a aparecer toda suerte de accesorios sobre la figura del religioso: un casco de ‘Tron’, unas pesas virtuales, un sombrero de mago y un casco y unas gafas de los Blues Brothers.

Los feligreses que asistían atónitos a tan inusual misa avisaron al religioso, que puso fin a aquel sindiós.

Italia ha suspendido las misas y los funerales hasta, al menos, el 3 de abril para frenar la propagación del coronavirus.

Visto en La Reppublica, vía Et Felicito Fill.