¡Comparte este artículo!

Ian Chan es un tipo normal, alguien que compra sus 6 rollos semanales de papel higiénico y no se vuelve loco cuando declaran la cuarentena. Pero esta vez se quedó corto y se dio cuenta, demasiado tarde, de que se le acababa el último rollo.

Entonces contactó con su amigo David Chen, “aspirante a piloto de carreras de dron”, que vive en otro barrio de San Francisco y le pidió que le enviara “volando” un rollo de papel higiénico. Su amigo obedeció literalmente. Dentro vídeo:


En el vídeo grabado por Chan se ve el dron salvador sobrevolando la ciudad con su carga de un solo rollo de papel higiénico colgado de una cinta, y cómo su receptor, lo recoge entre risas.

Desde otro ángulo, por el interés de la ciencia:


Posteriormente, y ya con el culo limpio, el tuitero aprovechó la atención recibida para escribir un discurso motivador a los enfermos y confitados por la pandemia:


Visto en Laughing Squid.