¡Comparte este artículo!

Aquí hay gato encerrado… había: Un gato que estaba detenido en la cárcel de máxima seguridad de Welikada, en Sri Lanka, logró escaparse de cuando los funcionarios procedían a traerle la comida.

El felino felón había sido detenido la semana pasada con dos gramos de heroína, dos tarjetas SIM y una tarjeta de memoria ocultas en una bolsa de plástico atada a su collar mientras recorría los pasillos de la cárcel, informa The Daily Beast.

La policía sospecha que el grupo de narcotraficantes que había entrenado al gato formaba parte del mismo cartel que fue sorprendido utilizando un águila para distribuir drogas en un barrio de Colombo, capital de Sir Lanka. La banda estaba vinculada al jefe mafioso Angoda Lokka, recientemente fallecido.

Lokka falleció a principios del mes de julio mientras estaba escondido de las autoridades, según informa la prensa local. Una pareja fue arrestada el pasado domingo tras cremar el cadáver y falsificar documentos de identidad del difunto mafioso.

Si bien no existe ninguna ley que permita arrestar un animal, la policía había decidido retener al gato en la esperanza de que pudiera conducirles a la guarida de los narcos, según reporta New Indian Express. Sin embargo, el felino logró escabullirse de sus captores cuando éstos fueron a llevarle su ración de Whiskas.

Las autoridades carcelarias del país han notado un aumento de los intentos de introducir drogas, teléfonos móviles y cargadores en los centros penitenciarios en los últimos tiempos.

La policía sri-lankesa asegura no estar buscando al narco-gato fugado.

Visto en The Daily Beast. Con información de New Indian Express.