¡Comparte este artículo!

Sucedió hace un par de días en el Hotel Paradise Park, de Los Cristianos, en Tenerife. Una turista británica confinada en su habitación decidió que no era para tanto y se lanzó a la piscina. El personal del hotel avisó a la policía, que procedió a detener a la turista díscola.

En las imágenes se observa cómo una pareja de policías “rodea” la piscina del hotel y uno de ellos se desnuda para sacar a la mujer, que nada equidistante de las orillas de la piscina para evitar a los agentes. Finalmente, el policía se lanza en calzoncillos y tras una breve persecución de apenas dos metros atrapa a la mujer y la saca del agua, donde su compañero le esposa las manos y procede al arresto. Algunos huéspedes jalean la detención desde los balcones.

El vídeo se ha viralizado en el Reino Unido, donde muchos han criticado la “lamentable y muy desproporcionada” actuación policial, según recoge Diario de Avisos.

El Reino Unido es el primer mercado del sector turístico español, que aporta el 12% del PIB español y que está temblando desde que comenzó la crisis del coronavirus. En Canarias la preeminencia británica es aún mayor: 5 millones de turistas de esta nacionalidad visitaron las islas en 2018, una cifra netamente superior a la de alemanes (3 millones) o incluso peninsulares, 1,7 millones.

Visto en nuestro propio Twitter. Con información de Diario de Avisos.