¡Comparte este artículo!

Por si no te estaba haciendo suficientemente larga la cuarentena del coronavirus, a partir de ahora también estará prohibido cabrearse por no poder salir de casa a fumarse un cigarrillo. Tranquilo que, de momento, solo está “prohibido terminantemente enfadarse” en un pueblo de León, La Pola de Gordón, según el entusiasta y algo naif edicto que ha publicado su alcaldesa en la página de Facebook del concejo:

Publicada por Ayuntamiento de La Pola de Gordón en Jueves, 16 de abril de 2020

«DECRETO que se abre época de magia y que en los días de confinamiento que nos quedan está terminantemente prohibido enfadarse, todo se arreglará con buena intención de las partes implicadas, sonrisas, abrazos y muchos besos, que para eso estamos en familia», dice textualmente el edicto firmado por Noemí González Díaz, alcaldesa de La Pola de Gordón (PSOE).

Obviamente, la “prohibición” de enfadarse es metafórica, a tenor del tono mágico y buenista que impregna el comunicado, dirigido a los niños del pueblo «que tan bien se están portando». Hay más: «Hemos pedido a los pajaritos, que hoy más que nunca vuelan libres, nos hagan un favor y echen un ojo en los hogares (…) Nos han contado en su lengua, muy parecida por cierto a las risas descontroladas de los niños, que son ellos quienes están repartiendo alegría a raudales a sus familias».

El decreto culmina prohibiendo asimismo (sic) «el desánimo, la tristeza, el rendirse y el aburrimiento».

Visto en Facebook.