¡Comparte este artículo!

“Tengo la sensación de que los dos últimos años han sido una mentira”, cuenta Caelie Wilkes en Facebook. Esta neozelandesa ha regado diariamente, ha puesto música de Mozart y ha hablado con cariño a una planta de plástico que compró en Home Depot.

“He tenido esta suculenta belleza durante dos años. Estaba orgullosa de esta planta. Era plena, llena de color, simplemente una planta perfecta. La tenía en la ventana de mi cocina y tenía un plan de riego para ella, si alguien intentaba regalarla me ponía a la defensiva porque no quería que nadie más la cuidara. Hoy decidí que había llegado la hora de trasplantarla. La saqué de su tiesto de plástico original para darme cuenta de que estaba pegada con pegamento a una base de Styrofoam… ¡la planta era DE MENTIRA! ¡He puesto tanto amor en esta planta! ¡He lavado sus hojas! (…) Ahora siento que estos dos últimos años han sido una mentira”, concluye en su escrito, que ha hecho viral en Facebook, con más de 6.600 compartidos.

Como no podía ser de otra manera, la decepción de la mujer ha llegado a oídos de Home Depot, que ha tardado cero coma en enviar a Caelie una colección de plantas de verdad, no de plástico, para que las riegue con todo el amor del mundo.

La divertida historia de la neozelandesa ha suscitado todo tipo de reacciones y anécdotas de similar pelaje. En la página de Mirror aparece el siguiente testimonio: “Mi compañera de trabajo siempre mataba las plantas porque no las regaba, así que compré una de plástico. Estuvo regándola durante un mes antes de darse cuenta de que era de mentira”.

La señorita Caelia entra por derecho propio en el pódium de mujeres que están en el mundo porque tiene que haber de todo, acompañando a la señora brasileña que reza a la figurita del Señor de los Anillos creyendo que es San Antonio y la que envía sus plegarias a Obi Wan Kenobi convencida de que es un santo random del santoral.

Bienvenida al club.

Visto en Facebook. Con información de NY Post y La Vanguardia.