¡Comparte este artículo!

«La carrera política de József Szájer, eurodiputado del Fidesz y del Grupo Popular, terminó aquí cuando intentó huir de las autoridades utilizando esta tubería después de participar en una orgía aderezada con éxtasis durante la pandemia de Covid-19, el viernes 27 de noviembre de 2020».

Esta es el texto de la placa conmemorativa que desde ayer puede verse en la tubería de Bruselas por la que, efectivamente, el diputado húngaro Szájer trató de huir de la policía belga, que irrumpió en una orgía gay regada con drogas y, como es previsible, sin mascarillas ni las distancias de seguridad recomendadas por las autoridades.

La paradoja es que, además de su condición de noctámbulo y vicioso de amplio espectro, Szájer también era un miembro destacado del partido del primer ministro húngaro, Victor Orbán, así como uno de los redactores de la Constitución húngara de 2011, que describe el matrimonio como el enlace entre un hombre y una mujer, con lo que veta las bodas homosexuales. El político estaba con una veintena de hombres desnudos y trató de escapar a la calle descolgándose por un desagüe. Acabó hasta con las manos ensangrentadas. Al revisar sus enseres encontraron una pastilla de éxtasis, pero él niega que fuera consumidor.


Visto en Twitter.