¡Comparte este artículo!

La sangre de Tom Hanks y de su mujer, Rita Wilson, va a ser utilizada por un equipo de investigación médica para desarrollar una vacuna contra el coronavirus, después de que la pareja venciera su batalla contra la enfermedad.

Hanks y Wilson contrajeron el covid-19 en Australia, país en el que Hanks estaba rodando un biopic sobre Elvis Presley en el que Hanks interpreta al representante del ídolo musical.

Tras hacer público su diagnóstico, la pareja estuvo aislada durante un mes en su casa de Los Angeles. Desde su llegada, Tom y Rita, ambos de 63 años, estuvieron sometidos a un estudio médico para determinar si sus anticuerpos podían ser útiles en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus.

En una entrevista radiofónica en NPR, Hanks explicó que «estuvieron aislados para que nadie más se contagiara la enfermedad». Una vez superaron la enfermedad, los científicos que están trabajando en el desarrollo de la vacuna «nos pidieron plasma sanguíneo», de modo que, en algún momento, puedan lanzar la “Hank-una”, bromeó el actor.

«No solo nos han contactado –explica Hanks-, sino que nosotros hemos dicho ¿queréis nuestra sangre? ¿podemos donar plasma? Y, de hecho, vamos a donarla a los lugares que esperemos pronto puedan desarrollar lo que me gustaría que llamara la Hank-una (Hank-ccine)».

Durante la entrevista, Hanks también reveló que su mujer fue quien peor lo pasó durante la enfermedad: «Rita tuvo fiebre alta y otros síntomas. Perdió el sentido del gusto y del olfato. No pudo saborear la comida durante tres semanas. También sufrió náuseas, y tenía que arrastrarse por el suelo desde la cama al baño».

Visto en MSN. Con información de NPR y Huffington Post.