¡Comparte este artículo!

¡Jo, Jo, Jo! Eso han debido exclamar los actores que hacen de Papá Noel en Estados Unidos al recibir la propuesta del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HSS, equivalente a nuestro Ministerio de Sanidad) para empezar la campaña de vacunación de la Covid-19 por la primera línea de frente: Santa Claus y su cohorte de elfos.

La estrambótica propuesta forma parte de una campaña de 250 millones de dólares en la lucha contra la enfermedad, según informa el Wall Street Journal.

El secretario de la HSS Michael Caputo pretendía que Santa Claus, la Sra. Claus y los ayudantes elfos promovieran los beneficios de la vacuna de la Covid-19. A cambio, los artistas tendrían acceso a las vacunas antes que el público en general, siempre según el rotativo neoyorkino.

Caputo llamó entusiasmado a Ric Erwin, presidente de la Fraternal Order of Real Bearded Santas, algo así como el Sindicato de Papás Noeles de EE.UU., asegurando que los «trabajadores de primera línea», incluido Santa, podrían vacunarse en noviembre.

«Si usted y sus colegas no son trabajadores esenciales, no sé quién puede serlo», dijo Caputo a Erwin en la llamada desvelada por el WSJ. «Estoy impaciente por decírselo al presidente», añadió Caputo. «Le va a encantar esto».

La campaña, que se ha paralizado por las elecciones en EE.UU., habría costado a los contribuyentes 250 millones de dólares, y tenía previsto incluir anuncios en televisión, radio, online y podcast, informó el Journal. El objetivo era «derrotar la desesperación, inspirar esperanza y lograr la recuperación nacional».

Cerca de un centenar de Santas se habían ofrecido como voluntarios para participar, dijo el patrón de los Papás Noeles.

Visto en Business Insider, vía WSJ.